DUDUMDUSH

DUDUMDUSH

Somos una plataforma de contenidos donde conviven la escritura creativa, el periodismo de inmersión y el pensamiento lateral.

Cuando las luces aparezcan · Roberto Abad



Cuentos distribuidos en mitades simétricas y extrañas, en todos los sentidos.
Roberto Abad, autor de Cuando las luces aparezcan, nos despeja varias dudas.

Publicación
He pasado por una serie de emociones que en su mayoría es positiva. Pasaron cinco años desde mi primer libro y había perdido de vista cómo era esa interacción que se genera en torno a la obra; quizás es que soy medio distraído. En suma, me siento contento porque creo que pese a las condiciones de la pandemia, que son adversas más en unos contextos que en otros, mis cuentos han tenido muy buen recibimiento tanto por lectores que suelen leer literatura fantástica usualmente como por aquellos que han decidido darle una oportunidad recién a este género. Pienso que incluso al libro le ha "beneficiado" de alguna manera el que saliera en este momento de la historia del mundo que, en un inicio, se comparó con un escenario de ciencia ficción (me sigue pareciendo algo soso el comparativo).

Coordenadas
Pienso que mi escritura tiene una raíz muy clara en cuanto a la exploración que intenta de lo sobrenatural. Esta búsqueda se relaciona, desde mi punto de vista, con la tradición latinoamericana, que fue muy importante en mis inicios de lector. Encontrar los cuentos de Bioy Casares, Cortázar o Amparo Dávila, o los que vienen en esa gran antología del cuento extraño, compilada por Rodolfo Walsh, fue un acontecimiento y les tengo un gran cariño. A su vez siempre me ha interesado el contrapunto del realismo norteamericano. Cuentos como los de John Cheever o Flannery O'Connor, o más recientemente Lorrie Moore, han marcado mi forma de ver la escritura. Y, por tanto, hay valores de esta narrativa que trato de poner en práctica, como la tensión o los acercamientos profundos a la psicología de los personajes. Lo hago pero sobre un telar fantástico o de ficción extraña. Es curioso que me sienta atraído por el realismo para contar historias sobrenaturales. Ana Blandiana, otra de mis predilectas, dice que lo fantástico no se opone a lo real, sino que constituye su extensión más llena de significados. Estoy de acuerdo. Siento que esas dos tradiciones han llevado el cuento muy lejos y me interesa pensarlas desde adentro.

Imaginario
En lo que escribo están muy presentes el cine y la música. El cine es una de mis actividades favoritas, me nutro mucho de él e intento ver de todo, especialmente terror porque me causa un placer muy similar al que surge en algún momento de la escritura. En ese sentido, directores como David Lynch, Theo Angelopoulos o Lucrecia Martel me han mostrado varias formas de escritura.

La música me acompaña desde chico. Crecí con instrumentos musicales a mi alrededor. Cuando escribo, me guío por el sonido y el ritmo. Me gustan las historias que aprovechan estos elementos.

Tengo un apego al cuento que no siento con ningún otro género. Siempre me ha obsesionado. Mis referencias en ese sentido suelen ser de autores que lo practicaron o que hicieron algún relato genial. Por ejemplo, vuelvo constantemente a Inés Arredondo, que fue una de las grandes cuentistas mexicanas de siglo XX. También regreso a Chéjov cada tanto, porque supo resolverlo todo.

Diálogos
Lamberti forma parte de una generación de escritores argentinos que leo con mucha emoción. Además de él, puedo mencionar a Falco, Enriquez, Schweblin, Harwicz, entre otros que seguro se me están pasando. Me siento muy identificado con la imaginación inquietante de estos autores, y con la manera en que han sabido leer, reinterpretar y cuestionar obras canónicas del género. Así que, definitivamente, hay cierto diálogo con esa literatura, que a su vez tiene resonancias de la tradición norteamericana.

Amat Escalante no me gusta mucho. Me desespera, y eso que aguanto bastante las escenas lentas. Así que mejor me quedo con Lamberti.

Sobre lo unheimlich, me parece que todos los que intentamos hacer literatura fantástica sentimos en algún momento una suerte de fervor por el ensayo de Freud, en el que desentraña ese término y te da algunas luces sobre lo siniestro. Aunque con el tiempo uno toma distancia o se encuentra con otros acercamientos teóricos, para mí sigue siendo un referente.

Proceso
Tengo temporadas en las que siento una gran atracción por ciertos temas. Digamos: el bosque, el agua, la oscuridad. Suelen ser muy genéricos, lo cual me da la oportunidad de abarcar otros tópicos sin dejar que se pierda el principal. Esto me ayuda a ordenar un poco el proceso y encaminar las historias. Así pasó con estos cuentos. Me sentí tentado a escribir sobre extraterrestres y me vi de pronto investigando, leyendo, releyendo, repasando las películas que vi de niño, tratando de rascar en mi pasado–siempre me apasionó–, y preguntándome desde dónde iba a entrarle a este tema que es en sí un subgénero. Hay tanto y tan bueno, que basta un clic para descubrir libros importantes. Al principio me cohibió, pero no dejé de escribir y poco a poco me fui dando cuenta de que era un asunto más personal de lo que creía.

Familia
Mantengo una conexión especial con Historia sobre mi familia, cuento que abre el libro. Y es que quizá se trata del relato donde pongo más de mí, de mis vivencias, cosa que suelo evitar, no me gusta ese tipo de literatura que te expone. Sin embargo, creo que siempre hay elementos útiles para la ficción. Es cierto que a mi padre le dio un derrame cerebral cuando yo era niño; fue muy complejo darle una explicación en esa época al hecho de que de un día para otro él dejara de ser quien era, del tal modo que crecí con una serie de cultivo de misterios que me hicieron tener que asumir que en todas las historias existe un vacío.

Géneros
Aunque era tentador hacer homenajes y guiños a los grandes maestros de esta literatura–algo muy común en nuestro país–, preferí integrar algunas referencias culturales que habían sido vistas con un dejo de inferioridad o que pertenecían a otros ámbitos no necesariamente literarios. Me gusta la idea de que cualquiera pueda entrar en una casa y sentirse cómodo sin tener que saber de qué están hechos los muros. También me gusta que los relatos pierdan esa distinción entre un género y otro. Claro que es algo que le debo al descubrimiento de la ficción extraña, donde hay una consigna implícita: haz lo que te dé la gana. Varios de mis cuentos obedecen este principio, y quizá por eso existen esos contrastes de atmósferas y de tonos, y entonces puede haber ciencia ficción y terror, o fantástica y noir a la vez.

PostCovid-19
No tengo una noción exacta de cómo cambió el panorama editorial. Para mí siempre ha sido difícil tener condiciones para escribir y publicar, y no soy para nada el peor caso. Yo veo siempre corriendo a mi editor, y él me dice que está apurado. Creo que en un inicio de la pandemia pudo ser más complicado, pero ahora hay nuevas dinámicas. Dudo que desaparezcan las presentaciones virtuales como forma de promoción. En cuanto a las publicaciones, no lo veo tanto como un filtro darwiniano. No sé, creo que ahora hay más espacios que nunca para publicar un texto, claro que también tienen que ver las expectativas de uno.

Ebook
Por supuesto, no salir a la calle nos impedía visitar las librerías, y entonces emergió el ebook como un aliado seguro. Pero también se abrieron muchas oportunidades para el podcast y el audiolibro. Creo que ahora muchos de nosotros estamos al tanto de las plataformas donde se suelen escuchar este tipo de materiales. Pienso que es positivo el que existan otros formatos. El siguiente paso, a mi parecer, es cómo hacer que sean más accesibles para todos los públicos.

Desafíos
Para mí el principal desafío para escribir es escribir. Llegar a ese momento en el que te sientas y dices OK, lo voy a hacer me resulta ya un logro. Quizá lo digo porque siempre estoy quitándole horas al resto de mis actividades para poder hacerlo. Me lo reprocho. También he pensado que en realidad se escribe cuando no tiene que escribirse, eso me funciona. Ahí encuentro un poco de consuelo.

Paraíso Perdido
Hemos encontrado una buena correspondencia. Mantenemos una dinámica muy flexible y abierta a las propuestas. Me gusta mucho que exista esa apertura. Tuve la posibilidad de elegir la ilustradora de la portada, que es Jimena Estíbaliz, y en general me sentí parte del proceso de edición. Creo que las editoriales independientes tienen una mejor recepción de escrituras diferentes, que salen de las tendencias, y Paraíso Perdido se está identificando por eso.

Teaser
Casi todo el tiempo estoy reescribiendo cosas, y releyendo. Ahora estoy con un proyecto de cuentos extraños, algunos de terror, otros no sé bien cómo clasificarlos, pero en todos hay angustia. Creo que son solo tramas inquietantes.


Roberto Abad. Cuernavaca, Morelos, 1988. Escritor y músico. Egresado de la Licenciatura en Ciencias de la Educación (UAEM). Ha publicado en diversas antologías y medios nacionales e internacionales; varios de sus microrrelatos fueron traducidos al francés y al portugués. Su libro de cuento brevísimo Orquesta primitiva fue publicado en 2015 por el Fondo Editorial Tierra Adentro. En 2018, ganó el XI Premio Nacional de Narrativa «Ramón López Velarde» por su libro Cuando las luces aparezcan. En 2019, fue becario de la f.l.m., en el área de narrativa. Coordinó el proyecto Breve manual del libro fantástico (UAM Cuajimalpa, 2020).

Edición de textos: Christian Núñez · Imágenes: Cortesía del autor


Encuentra más contenido AQUÍ.


Intervenciones ~ Joan Duran


en charla con JOAN DURAN sobre su estancia en CATALUNYA durante los primeros meses de 2021, hablamos de grafitis y hospitales, landings 6 + 7 y el arte ya perdido de observar sin intervenir.

hospital
los primeros 5 meses de este 21, he estado en CATALUNYA entrando y saliendo de 3 hospitales y viendo a unas 15-25 personas, no más, además de doctoras, doctores, enfermeros y enfermeras y técnicos, administrativos, pasantes de medicina y la doña que horas antes de mi salida del HOSPITAL TRUETA en GIRONA entra en silencio a la habitación compartida con MAMADOU, de SÉNEGAL, a realizar rutinaria limpieza y le digo: usted es guanaca (de EL SALVADOR) ¿verdad?, en medio segundo grita de USULUTÁN!!!!!! con un estribillo popular que rimaba el TÁN con alguna bella virtud. hasta que entra una de las doctoras que me operaron y me dice mira JOAN, ara potser et farà mal, crida si et fa mal, y me empieza suavemente a oprimir con sus pulgares puntos en el abdomen que debían de dolerme, pero no siento ni pío, lo intenta de nuevo y entonces me dice OK, regreso en 1 hora con tu hoja de salida, te vas, estás perfecto. pero tranquilo, TAC en 3 semanas y visita en 4. buen primero de mayo, le contesté.

flamingo
toparme en carne y hueso con la doña de USULUTÁN revivió mi primera experiencia en un hospital popular estatal (ROSALES), en SAN SALVADOR, una mañana allá en el 1971 hacía fila con pata rota por andar tirando frisbees una noche en playa del PACÍFICO de arena volcánica negra, entre una hilera interminable de hombres macheteados, baleados, accidentados y yo en medio con mis bermudas, esperando turno detrás de 15. este día entendí la jugada, durante 2 o 3 horas cedí el paso a los macheteados ensangrentados, pasa, pasa, cabrón, yo puedo aguantar, como un flamingo, y lo más maravilloso es que, al contrario de lo que pasaría en JAPAN, nadie me dijo gracias. me taladró directo al corazón o cerebro sentir que frente al dolor o la ira de que te hayan baleado o macheteado, no hacen falta reverencias, solo está la química de acciones o palabras como reflejo de tu ser, no tienes que justificar ni esperar la falsedad.

arqueología
fok! ¿landings 6 + 7 a la distancia? distancia & tiempo & everything in between están fuera del anillo periférico de mi vida. vivo past & future simultáneamente con now. landings estuvo despegando y aterrizando, cargando lo requerido y despegando again. y en consecuencia, si de pasaje y personal de cabina habláramos, pues unos bajan y otros suben. en mi vida todo está rematadamente vinculado y en consecuencia ahora ni pienso ni dejo de pensar sobre ese doble gig que finalmente producimos para LA HABANA, en un tris-trás. los archivos guardan cada nota, cantidad de viajes, miles de emails y otros miles aún de fotos desde el instante que la distribución, negociación, proposición o invitación empezó, y se termina cuando, unas semanas después de la inauguración simultánea, regresamos a presentar el libro landings 6 + 7. pero the day after, quién sabe los demás viajeros, yo al menos switcheaba al next:el L8 en el TAIPEI FINE ARTS MUSEUM. ya llevábamos años y años preparándolo al minúsculo detalle. hecho el preámbulo, sabiendo que insistirás, no problem dear CHRISTIAN, por si acaso existe en próximos decenios o siglos una globalarchaeology inc tratando de encontrar las crónicas de la muerte anunciada del planeta arte como profe$ión y commodity para millones de seres, sure thing, este 6 + 7, si son listos los buscadores, estará entre el top 10 del muestrario.

amitiés
landings, en números redondos, fue un decenio de mi vida, empezó con un bunch de gente que de una manera, razón o moneda en el aire, me fui topando en mi vida pre-landings. yo nunca fui a buscar como el harrison ford ese algo que nadie encontraba, vivo simplemente observando en multiple channels cada instante de mi vida y desde que aterricé en SAN SALVADOR a finales del 70 después de año y medio de vivir por medio ASIA, incorporé en tal forma indestructible a mi sistema operativo una característica, entre varias, que es la de vivir con lo mínimo, transformar ideas en hechos e ir a lo que vas, fok the system. porque si te descuidas, te van a desvirtuar el menú, saborizar a su antojo y encima zancadillearte o no, según les convenga o nope, el proyecto que encabeces, sea fruto de un solo, dúo, camerata o una mini sinfónica, con coro añadido y algún que otro BONO que te haga un dueto. oh, sí, claro, con landings mi clan de amistades se redujo bestialmente por un lado y aumentó puntualmente por otro. amitiés, mon ami, pudieran ser todos los que se subieron sin pasaje al recorrido y trabajaron y aportaron, jodieran mucho o al revés. pero sobreviven un puñado. ese concepto de familia con nombres y apellidos y relación sanguínea, solo por decreto de registro civil, para mí don’t give a fuck. se valora el afecto, lo que no se puede expresar, y si de esto hablamos, entonces sí, tengo una familia numerosa.

observaitor
en estos últimos meses, siempre que podía me escapaba a BCN porque allí podía pasear por calles y paseos urbanos o marítimos sin toparme con nadie especialmente a las horas que cabalgaba despacio. siempre el epicentro era la CANADENCA, un espacio amplio, en su día una gigantesca empresa canadiense de electricidad, y de ese monstruo solo quedan 3 esbeltas chimeneas que en mis primeros años de vida eran un termómetro, desde la ventana de mi casa, cara al puerto, al mar, era como medía la neblina, lluvia, atardeceres o los aviones ya en fase de aterrizaje al PRAT. las 3 chimeneas ahí están, sobrevivieron los ataques aéreos de la aviación de MUSSOLINI y el derrumbe del resto del imperio eléctrico canadiense. iba a diario, hasta 2 veces, early AM y hasta el pre-atardecer para dar mi vuelta y tomar miles y miles de clicks. unos grafiteros hacían maravillas en los cientos de metros de pared, y cuando regresaba, ni ellos ni los grafitis estaban allí, había otros. un día, alguien o me habló o al revés, ni me acuerdo, no se lo he preguntado, y me dijo en puro català el equivalente a te veo todo el tiempo y ves y ves y te vas. OK, to the point. ahora somos amigos, me escribe, manda fotos mejores que las mías, no me pone dear joan, me dice desde el primer email, dear observaitor... pues es eso, dear CHRISTIAN. landings ni es ni deja de ser. será para unos y otros un proyecto, un whatever coño deseen pero para simplificar tu tarea, tú que eres parte de esa doble identidad de personal de cabina de pilotos y pasajeros a la vez, analízalo, pero en cuanto a mí se trató de haber sabido observar en silencio, pero activamente, como un nationality-less speedy gonzales. landings se reduce a haber vivido los primeros 3 decenios en esta HZ observando deep deep every foking minute of it. al empezar el cuarto... pues delivery time. c’est tout. ¿es posible emprender algo como landings en 2021 & beyond? nope.

vals
no te encabrones, sé que has perdido familiares, pero por más disciplinado, bien portado, supervacunado y siendo sufrido ejemplo de no incumplir normativas en donde sea que haya estado desde que empezó este vals con la muerte, no sé de qué coño se cabrea el planeta. uno cosecha lo que siembra. se nos ha sembrado una manera de vivir de opulencia & fake set de placeres y maravillas que implican que gran parte de la población mundial no tiene ni puta idea de lo que han sido tantos siglos de supuesto desarrollo, aplastantes colonizaciones, criminales en el poder desde el vatican city a nuestros gobiernos y a las empresas que han domesticado cómo te vistes, te malnutres y encima te inducen a una lenta eutanasia porque, en este largo camino, llenas de billete sus arcas y a los poderes de estado e iglesias o similares, como las farmacias, resumen: de qué coño de dios se quejan los bisnietos y bisnietas de quienes hace menos de 1 siglo vivieron estragos de la II guerra mundial u otros crímenes de millones y desastres inducidos... porque ahora las discos, hoteles, aerolíneas y tiendas de ropa chatarra y cosméticos están muertas. el covid-19 es de dibujos animados. en estos 5 meses de confinamiento en CAT entrando y saliendo de hospitales saturados de casos, lo más cabrón es que un buen porcentaje de estos se producen por decisiones incorrectas de las autoridades políticas y los ciudadanos incompetentes, allí tienes el equilibrium, mientras los proyectos de MID51 sigue avanzando, porqueen la vida no aniquilas tus proyectos, esos te aniquilan a ti.



edición: christian núñez
imágenes: joan duran

Novecientos noventa y nueve ~ Cástulo Aceves



Platicamos con Cástulo Aceves sobre su novela
Novecientos noventa y nueve, el influjo de Roberto Bolaño
y los retos de un escritor en el México post pandemia.


IMPACTO DE BOLAÑO
Roberto Bolaño como escritor, como artista, era iconoclasta y un tanto extremista, sobre todo en esa juventud bohemia que vivió en la Ciudad de México llevando la poesía como postura vital. En ese sentido, pareciera que entre sus lectores logró el mismo efecto, radicalizando las posturas para que sólo hubiera fanáticos o detractores. Yo me tendría que contar entre los fanáticos de esta especie de culto que logró sobre su literatura, pero dicho esto, siempre he creído que soy uno sensato. Para mí es un magnífico escritor y un furibundo lector, pero cuyo boom perdió proporción. Hace unos años, en un evento para conmemorar sus, en ese entonces, seis años de fallecimiento, me atreví a decir que me parecía mejor cuentista que novelista. Se provocó todo un debate. Mi novela precisamente intenta ser al mismo tiempo un tributo y una broma sobre hasta dónde pueden llegar los fanáticos de Bolaño, o de cualquier escritor, artista o figura pública, cuando se van a los extremos.

NOVELA NEGRA
Siempre leí un poco de literatura policiaca, especialmente me gustaban los libros, series y películas de asesinos seriales, además de que hubo una época en que me clavé con el cyberpunk. Sin embargo, después de asistir varios años seguidos a distintos encuentros y festivales de novela negra en Guadalajara (organizados por Vanessa García Leyva), me convencí de que un día quería escribir por lo menos una novela policiaca. En esos momentos no planeaba que fuera mi primera novela, pero ya estaba el germen que después me llevó a escribirla. La idea siempre estuvo en mi cabeza precisamente después de aquel evento donde se dio el debate, ¿habría fans de un escritor dispuestos a asesinar? ¿Y si éstos se volvían una especie de secta? El hecho de que la historia la lleve un detective que investiga los asesinatos me pareció la forma más natural de encontrar un orden en ese caos de violencia y poesía que prefiguraba en mi imaginación.

CONSTRUCCIÓN DE PERSONAJES
En una primera versión de la novela usé el mismo juego que usa Bolaño en Los detectives salvajes, dándoles nombres distintos a varios personajes basados en personas reales, pero que fueran anagramas o sonoramente similares. Sin embargo, en un momento de su reescritura los editores me aconsejaron dejar los nombres reales pues era muy confuso. Esto le dio un dejo de meta ficción y logró un gran efecto que ha causado tanto risa como angustia. Cabe decir que la mayoría de los personajes escritores no están basados en alguien en particular, sino que formé personalidades sumando distintas características de muchos escritores que conozco o que incluso son una especie de cliché: El académico retirado, el escritor famoso y envidiado, el poeta rebelde y la tallerista ya en retiro, en realidad responden a unir piezas de muchos de los escritores que he conocido. Aún no me reclama ninguno. Aún.

PROCESO DE ESCRITURA
Mi mayor reto fue que tenía varias búsquedas que parecían disimiles e incluso contradictorias. Yo quería una novela un tanto paródica, llena de humor negro, pero muy verosímil y precisa en cuanto al contexto policiaco (en cuanto a la forma en que hacen su labor los investigadores reales). Eso me llevó a leer sobre criminología, procesos policiacos y entrevistarme con personas que trabajan en Fiscalía para entender su trabajo. Me presioné mucho sobre eso. Pero también quería una novela que, si bien estaba llena de referencias a la obra de Bolaño, fuera entendible y disfrutable para quien nunca lo hubiera leído. Finalmente, quería una novela integral, capaz de capturar al lector, un thriller con acción y vertiginoso, sin dejar de lado el aspecto literario. El resultado fue reescribirla varias veces desde cero hasta la versión final.

ESTILO
El abordaje de una novela definitivamente es diferente al de un libro de cuentos. No sólo la extensión, sino mantener el ritmo, tono y atmósfera es un reto, no diré más difícil (no creo que la novela sea más complicada que el cuento ni viceversa), pero sí diferente. Tuve que trabajar mucho en documentarme, en aspectos técnicos como los diálogos y, sobre todo, en profundizar en los personajes. Después de 999, creo que he afinado mis métodos, pero también tengo interés en seguir explorando la parte oscura de los personajes en mis historias.

REFERENTES NARRATIVOS
Ursula K. Le Guin, Quim Monzo, Paul Auster, William Gibsom, Chuck Palahniuk y, de un tiempo para acá, Patricia Highsmith.

PANORAMA LITERARIO
Creo que la pandemia afectó la industria editorial, sobre todo a la cadena productiva que terminaba en las librerías. Si bien la gente, en general, pasó más tiempo en casa, no estoy seguro de que ello hubiera implicado más tiempo de lectura, por lo menos de lectura de "literatura". Definitivamente el formato digital ganó terreno, pero no creo que ello implique el "fin del libro de papel" que tanto se temía hace unos años. El libro como objeto sigue vigente, y creo que seguirá en el futuro (y lo dice un programador fanático de las nuevas tecnologías). Lo que me queda claro es que las formas de distribución de los bienes han venido cambiando, pero definitivamente los algoritmos no han sustituido las recomendaciones de los libreros, ni las redes sociales a las charlas donde una persona cercana te recomienda una lectura con sinceridad. No podría decir que esto será para siempre, los programadores aprenden, incluso empiezan a enseñarles a aprender a los algoritmos.

SER ESCRITOR EN MÉXICO
En México es relativamente fácil escribir, pero tremendamente difícil vivir de escribir (por lo menos si uno desea escribir literatura). Yo he tenido la fortuna de estar ya del lado del autor, pero también del editor. La industria editorial enfrenta muchísimos retos, uno de ellos es tratar de darle un lugar digno al autor en la cadena de valores que implica la publicación de un libro. Hay muchas cosas que mejorar en las editoriales, en las distribuidoras y en las librerías, para que ganen todos. Por otro lado, el desafío para los autores es profesionalizarnos en el oficio: tener orden en el aspecto administrativo, abrir y mantener redes sociales, apoyar a las editoriales y participar en las actividades que permitan vender los libros o dar a conocer nuestras obras.

PARAÍSO PERDIDO
Desde la publicación de mi segundo libro con ellos pude atestiguar su crecimiento. Y hace unos años que me integré como editor se volvió para mí una casa. Si bien siempre hay mucho trabajo, creo en el equipo, en la visión de la editorial y en que hemos logrado encontrar libros memorables, voces de autores que comienzan a ser leídas por nuevas generaciones de lectores y que poco a poco van encontrando su lugar.

PROYECTOS
Tengo un caos de proyectos, pero sí puedo compartir que estoy trabajando en una novela sobre hackers (y posiblemente un libro de cuentos). También está en el aire seguir con el personaje de Novecientos noventa y nueve, el investigador Nepomuceno Castilla, en una secuela de la cual tengo apenas apuntes.


Lee la reseña de Novecientos noventa y nueve en ConejoBelga.
Cástulo Aceves (Guadalajara, Jalisco,1980). Ha publicado los libros de cuento Acteón (Paraíso Perdido, 2013), Las instancias del vértigo (CECA Jalisco, 2013), Los nombres del juego (Paraíso Perdido, 2006), y Puro artificio (Humo, 2004, primer lugar en el Concurso Estatal de Cuento Adalberto Navarro Sánchez (2004). Sus relatos han sido incluidos en una docena de antologías. Cuentos suyos fueron traducidos al inglés e italiano.

Fotografía del autor: Cortesía Alejandro Meter.